PERO NUNCA DIGAS, NO DIGAS QUE NO TE LO ADVERTÍ.

EL CONTENIDO DE ESTE BLOG, FIEL A LA IDIOSINCRASIA DE SU AUTOR, ES POLÍTICAMENTE INCORRECTO, VOLUBLE, REACCIONARIO, SELECTIVAMENTE DEMOCRÁTICO, CONTRADICTORIO, INTOLERANTE AMÉN DE ARROGANTE, CON DELIRIOS DE GRANDEZA Y POSEEDOR DE UN BUEN COMPLEJO DE MESÍAS. SI USTED, AMABLE LECTOR, RESULTA NO SER TAN AMABLE Y TIENE LOS MISMOS DEFECTOS EGÓLATRAS QUE EL AUTOR DE ESTE ESPACIO, LE RECOMIENDO MUY ATENTAMENTE CAMBIAR DE PÁGINA EN ESTE PRECISO INSTANTE, YA QUE SI BIEN LOS COMENTARIOS NO ESTÁN MODERADOS, YO ME RESERVO EN TODO MOMENTO EL DERECHO DE NO PRESTARLES LA MÁS MÍNIMA ATENCIÓN, MÁXIME SI NI SIQUIERA TIENE A BIEN FIRMAR DICHAS RÉPLICAS.

GRACIAS Y DISFRUTE EL BLOG.

21.1.09

The Sunshine Killer.- Capítulo 11

Capítulo 11.- De acuerdo al plan.


Gonman ha terminado de arreglarse y está listo para ponerse el sombrero sobre el cabello aun húmedo y así arrancar de una vez su motocicleta en busca del nuevo cazador ávido de contar un fantasma entre sus múltiples trofeos. Aun tiene la pierna inmovilizada pero ha decidido que la peor agonía es la que se vive en la incertidumbre, así que busca esperanzado tener al menos la certeza de que va a morir. Los recuerdos desfilan en su mente y sus labios rígidos de vez en cuando hacen un tenue gesto dependiendo de cada suceso de su vida que viene a su mente. Sonrió cuando volvió a sentir la caricia los labios de Azul recompensándolo tras un día arduo de trabajo en las minas, cuando recordó la sensación cosquilleante de las burbujas de una cerveza pasando por su garganta la primera vez que olvidó sus problemas, una cadena rota, varias tardes en compañía de una dama, volvió a sentir el peso de la palma de la callosa mano de su cansado padre mostrándole cuán orgulloso estaba de su hijo trabajador como la tradición familiar dictaba. En cambio, su boca hizo una mueca grotesca de desagrado cuando ante sus ojos vio el cabello de Azul ondearse mientras caminaba de la mano de ese otro hombre, una cadena entera que lo golpeaba a traición, la última vez que vio a Thomas Pain y la vivida imagen de aquella tarde donde construyó una cruz con los materiales que tuvo a la mano para la tumba de ese gran roble que fuese en vida su padre. Cuando su rostro le dolía casi igual que la pierna confirmó con toda exactitud que efectivamente tenía más recuerdos amargos que dulces. Sin embargo, ahora que partía al encuentro con su destino tenía temor de perder aquella vida tan llena de penas. Recargado sobre su moto junto al poste que alguna vez sostuviera el letrero que rezaba “Pain” se disponía a arrancar cuando vio entrar un automóvil clásico con blindaje color negro.

-- ¡No se mueva, forajido!—grita un hombre de medio siglo en días vividos—sus días de cuatrero están contados.
-- solo tengo dos cosas que decirle – replica el motociclista – primeramente, ¿quién demonios es usted? y la segunda: ¿ha venido hasta aquí creyendo que robo ganado?
-- yo soy Frank Spike, Cherife al servicio de la Alcaldía – y aquí se percibe un orgullo exagerado al responder – y usted… tú, no vas a decirme cómo aplicar la ley.
-- No es mi intención, después de todo puedo asumir tu nostalgia tras haber visto a la última vaca viva…
-- “su nostalgia” muchachito – interrumpe el Cherife
-- ¿qué?
-- No te dirijas hacia mi tuteándome, no soy de tu misma clase.
-- “usted” me tuteó primero – responde atónito Gonman
-- Yo puedo hacerlo, soy mayor, soy la ley.
--Usted podrá ser la abuela del Alcalde resucitada y vestida de hombre, pero nada de eso le da la facultad de venir aquí, ¿no le llegó el comunicado advirtiendo no venir al Sector 15?
-- Nuevamente, yo soy la ley, puedo hacer lo que quiera, estúpido insolente.
-- Suficiente, supongo que vino a cazarme, por favor terminemos con esto.
-- Juventud impetuosa, me niego a destruirte tan inclementemente sin saber qué orillo a una persona a cometer tan ultrajantes acciones … permítame – solicita mientras saca un pequeño peine de bolsillo y se lo pasa por el cabello canoso – así que habla de una vez ¿qué te ha orillado?
-- La indiferencia. Acababa de perder a mi auténtico amor. Empecé a beber. Lo primero que me acuerdo es que estaba en una partida de cartas, luego estoy en una partida de dados… me despierto en una sala de billar…
-- ¿Te convertiste en asesino de Cherifes por indiferencia?—interrumpe Frank
-- Claro que no, así fue como me convertí en cuatrero ¿no me acusaba de eso?
-- No me estás tomando en serio, ¿verdad?
-- Usted empezó con lo del peine….—y tras decir esto toma a la Reina Jane y enciende la motocicleta.
-- Espera, déjame bajar del auto – dice el hombre mientras se toma su tiempo para descender – no quiero pelear con tan abrumadora ventaja sobre ti.
-- Como usted quiera…
-- ¿Pero es que no vas a bajar de la moto?
-- Tengo una pierna que no puedo mover
-- Lo que demuestra que eres un triste mortal. Baja ya —mientras toma su arma
-- ¿No que no quería pelear con ventaja?
-- ¡Con tan abrumadora ventaja, dije!—al tiempo que Spike avienta tierra a los ojos de Gonman y golpea con su escopeta la pierna lastimada del asesino – pero esta es una ventaja bastante soportable.

Mientras Gonman está en el piso, Frank lo golpea en dándole repetidas patadas alternando entre espalda y estómago, lo que le impide incorporarse. Tose y escupe la sangre que casi lo hace ahogarse. Intenta golpear desde el suelo a su agresor, pero aun no puede ver con claridad. Sabe que Frank está balbuceando algo, pero la voz interior no lo deja prestar atención… sólo escucha cómo su más secreto anhelo es en realidad dejarlo todo, llevar la apatía por la vida al siguiente nivel y terminar sus días ante el veterano Cherife, que si bien le resultaba odioso, como todos ellos, no tenia motivos personales para odiarlo con mayor saña. Sin embargo, lo heroico y justo sería decir que los sucesos ocurridos a continuación fueron resultado de su instinto del deber, pero la realidad es que cuando por fin pudo entreabrir uno de sus ojos vio al Cherife apuntarle con su arma para ponerle fin a su sufrimiento… lamentablemente para el celoso guardián del Orden Público, ese movimiento hizo que su estrella asomara entre sus ropas y diera un resplandor delator que señalaba su ubicación.

Gonman era un hombre de recursos y en una guerra viva hasta un caído letrero de lámina puede servir para ser lanzado directo a la garganta de un oponente. Milagrosamente logra el tiro, aunque solo consigue hacer que Spike tire su escopeta y caiga sentado. La distancia hacia la Reina Jane es la misma distancia que debería recorrer para llegar hasta Frank y terminar la contienda con sus propias manos. La responsabilidad de la decisión dejó de estar en sus manos cuando el Cherife corre intempestivamente hacia él derribándolo sobre su propia espalda.

-- ¿A quién dirige sus oraciones un blasfemo como tú? – pregunta Spike.

Lon se da cuenta de que al decir estas palabras Frank lo intenta estrangular únicamente con su mano izquierda, lo que significa que logró lastimar de gravedad su mano derecha con el golpe del letrero. Tira un fuerte puñetazo hacia el brazo de su contrincante, con lo que consigue deshacer la presión sobre su garganta mientras que Frank cae sobre él. Gira hasta dejarlo abajo y toma la cabeza del Cherife con ambas manos levantándola lo mas que puede.

-¡A mi! – responde mientras azota la nuca del guardián contra el suelo quitándole la vida instantáneamente.

Luego de incorporarse como mejor puede por el dolor de su aun lastimada pierna, y de robar la estrella de oro blanco, decide que lo mejor será quemar el cuerpo inerte de Frank, ya que no tiene intenciones de enterrar, destazar ni repartir nada esa noche. Al coche podrá encontrarle uso, pero lo mejor será guardarlo en otro momento, está cansado y si sube a cualquier vehículo podría terminar tocando de nuevo la puerta de Azul o tal vez tocando la puerta del Cielo
.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Soy tu nuevo lector seguire viajando en tu blog, para leer la historia completa, de lo que lei hoy puedo decirte que hay una frase muy cierta: "La peor agonía es la que se vive en la incertidumbre"

JTA

Estef Valentine dijo...

Lo del peine me recuerda a un mafioso que sale en los Soprano...

Besho Amorcito =*

Geraldine dijo...

pasando a saludar, respondo tu pregunta acerca de si recomiendo jeaper creapers...beso enorme.

yorkperry dijo...

tsssssss este capítulo me gustó mucho, brinca de un género a otro, y los comentarios... ah caray =-P