PERO NUNCA DIGAS, NO DIGAS QUE NO TE LO ADVERTÍ.

EL CONTENIDO DE ESTE BLOG, FIEL A LA IDIOSINCRASIA DE SU AUTOR, ES POLÍTICAMENTE INCORRECTO, VOLUBLE, REACCIONARIO, SELECTIVAMENTE DEMOCRÁTICO, CONTRADICTORIO, INTOLERANTE AMÉN DE ARROGANTE, CON DELIRIOS DE GRANDEZA Y POSEEDOR DE UN BUEN COMPLEJO DE MESÍAS. SI USTED, AMABLE LECTOR, RESULTA NO SER TAN AMABLE Y TIENE LOS MISMOS DEFECTOS EGÓLATRAS QUE EL AUTOR DE ESTE ESPACIO, LE RECOMIENDO MUY ATENTAMENTE CAMBIAR DE PÁGINA EN ESTE PRECISO INSTANTE, YA QUE SI BIEN LOS COMENTARIOS NO ESTÁN MODERADOS, YO ME RESERVO EN TODO MOMENTO EL DERECHO DE NO PRESTARLES LA MÁS MÍNIMA ATENCIÓN, MÁXIME SI NI SIQUIERA TIENE A BIEN FIRMAR DICHAS RÉPLICAS.

GRACIAS Y DISFRUTE EL BLOG.

2.11.11

Justo cuando crees que puedes morir en paz…


Una de las cosas que nunca creí que podría hacer en mi vida era asistir a un concierto de Caifanes, me parecía casi igual de imposible que ir a ver a Nirvana por ejemplo. Y no, no era que alguno de los integrantes se hubiera petateado, pero estaba tan sobado el tema del pleito entre Markovich y Hernández que todo parecía siempre la perpetua confirmación de que nunca, jamás, ni por error volverían a coincidir ni para hacer fila en el mismo baño en una tarde de sensibilidad estomacal.
Pero como el dinero amor a la música y el respeto al público todo lo puede, al fin sucedió que hicieron una gira de reencuentro. Y gracias a Estef que siempre consigue los boletos el mero día en que salen, ahí estuvimos.
No voy a hacer crónica, básicamente porque creo que la mayor parte de la gente estuvo ahí y sinceramente tampoco soy una eminencia ni un comentarista de conciertos como para dar opiniones y narrativas y además no hubo anécdotas chistosonas antes del concierto.
Lo que sí puedo decir es que ahora me causa conflicto pensar en c

uál es el mejor concierto en el que he estado dejándoselo únicamente al artista, sin tomar en cuenta quién me acompañó o qué más sucedió ese día o si hicieron mucho show o no. En verdad está muy difícil decidirme si el mejor es éste de Caifanes o el de CUCA del año pasado. Afortunadamente no tengo que elegir uno, me queda la dicha y el recuerdo de haber asistido a los dos.
Y justo cuando uno cree que puede morir en paz, empiezas a tener objetivos en la vida que ya no tienen que ver con tu vida ni menos con conciertos.
A quien querrá ir a ver cuando crezca?




1 comentario:

Estef Valentine * The Perdition dijo...

Este concierto fue muy nostálgico porque me recordó buenos tiempos y fue un placer haberlo compartido contigo =* Lo que sí que espero que a nuestro bebé no le vayan a gustar cosas como Bieber =S